Tomates secos, una excelente alternativa al tomate fresco

Los tomates  proporcionan una gran cantidad de nutrientes, importantes para nuestro organismo, son capaces de prevenir algunos tipos de cáncer por sus propiedades antioxidantes, reducen el colesterol, protegen el corazón, previenen la hipertensión y ayuda en el tratamiento de las infecciones urinarias. Es buena fuente de vitaminas y minerales, entre los cuales se destaca el licopeno.

Se puede consumir tomate fresco, en su estado natural u optar por la opción del tomate seco, el que pasa por un proceso de deshidratación que realza su sabor.

La opción deshidratada puede resultar bastante atractiva, como una alternativa que nos ofrece satisfacer la necesidad de porciones de vegetales diarios, para cumplir con nuestros requerimientos nutricionales.

En algunos mercados se pueden encontrar los tomates secos como un producto gourmet y suelen ser costosos porque en su mayoría son envasados en aceite de oliva, pero es un producto que cada vez se encuentra más a disposición en mercadillos a precios más accesibles.
Los tomates secos ayudan a prevenir la anemia por deficiencia de hierro, media taza proporciona 2,5 miligramos de hierro, o sea 14 por ciento del valor diario recomendado. El hierro es un mineral vital para la hemoglobina, que es el componente de glóbulos rojos que transporta el oxígeno a las células del cuerpo. La deficiencia severa de hierro puede conducir a una anemia, presentar síntomas de fatiga, debilidad muscular e infecciones frecuentes.
De igual manera reduce el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, comer tomates secos puede ayudar a reducir los niveles de colesterol LDL y el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón.

Además de la diferencia de precios entre los tomates frescos y los secos, existen otras relacionadas con la carga nutricional, he aquí las principales, basados en la cantidad de 100 gramos:

Calorías
100 gramos de tomate fresco contiene solamente 18 calorías, mientras la misma cantidad deshidratada tiene 213 calorías, sí, la carga calórica aumenta significativamente en los tomates secos, y es algo normal, ya que en el proceso de secado los azucares se concentran.

Vitamina A
El tomate seco tiene 1280mcg de esta vitamina y el tomate fresco solo 633mcg.

Licopeno
La versión deshidratada tiene 5,51gm y la fresca 1,74mg. El licopeno es el activo del tomate que actúa contra el cáncer de próstata, en este caso el tomate seco gana la batalla.

Sodio
El seco tiene 266mg y el natural 5mg. Las personas con hipertensión arterial deberían de optar por la opción fresca.

Grasas
14g en el tomate seco y 0.2g en el fresco.

Potasio
El tomate seco aporta 1560mg y el fresco 237mg.

Magnesio
Tomate seco 81mg, mientras que el natural tiene 11mg.

En consecuencia, todos los elementos que contengan los tomates sean buenos o malos para nuestra salud, van a verse concentrados en mayor cantidad en la versión seca, motivado al proceso de deshidratación. También debemos de tener en cuenta que 100 gramos de tomates secos es una cantidad más grande, ya que no contienen líquidos y pesan muy poco.


En Casa Perris disponemos de tomate seco natural y tomate seco en aceite de oliva

CASA PERRIS

Un maravilloso almacén antiguo de arroces, frutos secos, miel, harinas, chocolate y productos del cereal, en todas sus formas... UN PARAISO DE SENSACIONES!

Ante

Zaragatona, un laxante natural muy eficaz

Sigu

Las semillas de chía, un alimento muy completo