Migas de sémola

Hablar de migas puede ser directamente un viaje  a las mesas de tradición aragonesa o extremeña, pero lo que no sabe una gran mayoría es que las migas son de origen árabe. La primera documentación de este plato, de hecho, se sitúa en el tharid árabe, un potaje que llegó por el sur de Al-Andalus entre el 811 y el siglo X.

El tharid estaba hecho con pan candeal, grasa animal y carne. Se cree que esta receta tenía más líquido que las migas tal como las conocemos ahora. De hecho, se trata de un plato que ha ido cambiando con el tiempo y que, además, es muy fácil de adaptarlo a nuestros días.
Por eso, proponemos unas migas de sémola, en lugar de pan, que contienen muchas proteínas y aminoácidos. De este modo tendremos un plato más ligero pero de aire tradicional.
Por otro lado, se cree que las migas eran de origen pobre, ya que su ingrediente principal es de sencilla elaboración. Sin embargo, las migas también fueron populares entre los reyes, ya que se cree que en la corte de Felipe IV así como de cristianos de las grandes ciudades españolas, entre los siglo XV y XVI, eran consumidas con regularidad. Sin embargo, la incorporación de cebolla o chorizo es del siglo XX.

Sea como sea, añade a tus migas lo que te proponemos o lo que más te apetezca, y crea tu especialidad según tus gustos.

Ingredientes (2-3 raciones)





  • 80 ml de aceite de oliva
  • 1 pimiento italiano
  • 3 dientes de ajo
  • 260 ml de agua
  • sal
  • 250 g sémola de trigo fina

Para acompañar:

  • aceitunas
  • panceta frita
  • sardinas


Elaboración (30 minutos aprox.):

1. Lavar y cortar a trozos medianos el pimiento italiano.

2. Poner el aceite en una sartén y freír el pimiento.


3. Pelar y cortar los ajos en 4 trozos, reservar.

4. Cuando el pimiento esté frito, retirar y reservar. Poner sal al gusto.

5. En el mismo aceite, freír los ajos y retirarlos cuando estén dorados.


6. Con mucho cuidado, verter el agua en la sartén, echar sal y añadir la sémola de trigo.



7. Remover constantemente durante unos 10-15 minutos.



8. Servir las migas con los ajos y el pimiento fritos y unas aceitunas.
También se pueden acompañar con sardinas, panceta, morcilla, chorizo, etc.

¡Buen provecho!

Por:

CASA PERRIS

Un maravilloso almacén antiguo de arroces, frutos secos, miel, harinas, chocolate y productos del cereal, en todas sus formas... UN PARAISO DE SENSACIONES!

Ante

Salteado de lentejas caviar y verduras

Sigu

Beneficios y propiedades de los garbanzos