El Laurel ¡Un árbol místico!

El laurel es un árbol originario de la zona mediterránea, utilizado desde la época de los griegos y los romanos no solo para realizar coronas en los eventos deportivos sino también para alcanzar el grado máximo de unión entre el alma y el cuerpo.


Este pensamiento de efecto místico se produce gracias a sus propiedades calmantes que desde entonces se aprovecha muy bien. Esta cualidad y muchas otras se han transmitido de generación en generación conservando su lado místico y agregándole un lado más científico.

Propiedades del laurel

Las propiedades del laurel se dan gracias a sus principales componentes, dentro de los que se cuenta el cineol, un líquido incoloro presente en esta planta con un olor alcanforado; el eugenol, una sustancia aceitosa que le confiere gran parte de sus propiedades y el linalool el componente místico del laurel. La combinación de estos componentes permite que se aprovechen las siguientes propiedades:

1. Propiedades calmantes
Es la primera propiedad que se le descubre, el laurel produce sensaciones diferentes en los seres humanos ya que despierta diferentes canales neuronales, evoca un olor dulce y floral. Por eso, se emplea como perfume; ideal para ser utilizado como aceite esencial en las aromaterapias, puede combatir el estrés y el cansancio.

2. Propiedades digestivas
Sin embargo, tiempo después se reconoce sus propiedades digestivas. Se utiliza como un tónico estomacal que facilita la digestión. También se considera un estimulador del apetito. Facilita la expulsión de la bilis que puede retenerse en la vesícula biliar. Y es ideal para disminuir la generación de gases en el tubo digestivo, por lo que puede ayudar a personas que sufren de flatulencia y cólicos. Para aprovechar estas propiedades se consume el laurel como infusión antes de las comidas principales.

3. Propiedades descongestionantes
Ayuda a mejorar los problemas respiratorios gracias a la presencia del cineol. Por tanto, se puede aplicar produciendo vapor para aliviar el asma, la gripe o los resfriados.

4. Propiedades aromáticas
Y no podemos cerrar el artículo sin nombrar sus propiedades culinarias. Sus hojas se utilizan en la cocina por sus propiedades aromáticas, su sabor ha sido aprovechado en la cocina europea mediterránea.




Es ideal para sopas, guisos e incluso se puede observar en algunos postres. La hoja no se come, solo se coloca en las comidas para que les de sabor y se retiran antes de servir. Sin embargo, otra forma de aprovecharlo en las comidas es en polvo.

Finalmente, queremos recordarte que como todos los excesos, su elevado consumo puede ser perjudicial, ya que puede llegar a intoxicar al organismo. Un consumo prudente es lo más recomendable.


CASA PERRIS

Un maravilloso almacén antiguo de arroces, frutos secos, miel, harinas, chocolate y productos del cereal, en todas sus formas... UN PARAISO DE SENSACIONES!

Ante

Ensalada de frijoles y quínoa roja

Sigu

Espirales con mermeladas de cereza