Garbanzos con bulgur, cebolla y canela

Los salteados son una forma de combinar alimentos para dar un toque de color a tu mesa y sorprender a los comensales. Esta receta es muy sencilla, pero debes tener en cuenta de que necesitarás preparar los garbanzos un día antes, ya que éstas deben estar en remojo 8 horas antes.
De esta forma, al usarlos crudos y prepararlos tú mismo, notarás un mejor sabor y más consistencia que aquellas que vienen en conservas. Una vez los garbanzos estén listos, los tendrás que hervir igualmente, pero después de ese momento la preparación del pato será muy rápida.

Combinar los garbanzos con otros cerales sofritos ayuda a que se impregne de otros aromas y sabores. Además, se trata de una legumbre con muchas propiedades nutricionales, sobre todo las hidrosolubles y los minerales.

Esta receta puede servirse como primer plato antes de algo un poco más pesado o puede funcionar como plato único de verano. Es una receta ideal para llevarnos el tuper a la playa y pasar todo el domingo en la arena dándonos baños para refrescarnos.

Ingredientes (4-6 raciones aprox.)



  • 250 g garbanzos lechosos
  • 100 g bulgur grueso
  • 1 cebolla grande
  • canela molida
  • pimienta negra molida
  • agua
  • sal
  • aceite oliva virgen extra


 
Elaboración (1 noche remojo + 2 horas y media aprox.):

1. La noche anterior enjuagar los garbanzos y cubrirlos con agua. Guardar en la nevera si es verano.


2. Al día siguiente, llenar una olla con agua y llevar a ebullición. Echar los garbanzos cuando el agua esté hirviendo y cocer durante una hora y cuarto a fuego medio.


3. Transcurrido este tiempo, añadir sal y hervir otra media hora o hasta que los garbanzos estén tiernos.

4. Escurrir los garbanzos y reservar.

5. Lavar el bulgur y medir su volumen.


6. En un cazo poner 2 partes de agua con un poco de sal y llevar a ebullición.

7. Añadir el bulgur y hervir hasta que no se aprecie agua en la superficie. Apagar el fuego y tapar. Dejar reposar hasta que el bulgur haya absorbido toda el agua.

8. Cortar la cebolla en juliana y sofreír a fuego suave con un chorrito de aceite de oliva. Añadir sal.


9. Cuando la cebolla esté transparente añadir los garbanzos y el bulgur. Remover y sazonar con canela molida y pimienta negra.

10. Ser con una ensalada bien fresquita.

¡Buen provecho!


Por:

CASA PERRIS

Un maravilloso almacén antiguo de arroces, frutos secos, miel, harinas, chocolate y productos del cereal, en todas sus formas... UN PARAISO DE SENSACIONES!

Ante

Snacks saludables y saciantes

Sigu

Ensalada veraniega de arroz