El arroz salvaje, rico en fibra y en proteinas vegetales

El arroz salvaje o zizania palustris no es un tipo de arroz exactamanete, sino la semilla de una planta acuática originaria de Norteamérica que crece en lagos poco profundos y en la orilla de los ríos. Su forma alargada y fina y su color marrón oscuro aportan a este arroz un aire muy exótico.
Además de su característico aspecto, el arroz salvaje es muy nutritivo y nos aporta una gran cantidad de beneficios para el organismo.

BENEFICIOS DEL ARROZ SALVAJE

- El arroz salvaje contiene hasta un 15% de proteínas vegetales, perfecto para aquellas personas que no consumen proteína de origen animal o que necesitan un extra de proteínas.

- Además, es rico en fibra, por lo que su consumo evita que las grasas y los azúcares de los alimentos se absorban y se acumulen en la sangre y las arterias.

- Este tipo de arroz es perfecto para los diabéticos, pues tiene un índice glucémico bajo (IG 35) que evita las subidas repentinas de azúcar en la sangre.

LEER TAMBIÉN: EXÓTICAS VARIEDADES DE ARROZ QUE SORPRENDEN POR SU COLOR Y SABOR

- Otra buena razón para comer arroz salvaje de manera regular es su bajo contenido en grasas y su gran aporte en vitaminas del grupo B y minerales como el cinc, el magnesio, el potasio y el cobre.

CÓMO COCINAR EL ARROZ SALVAJE

El arroz salvaje, dado que tiene una piel gruesa y rica en ceras, necesita cocerse durante unos 45-60 minutos en abundante agua con sal (aproximadamente necesitaréis 3 partes de agua por 1 de arroz salvaje).
Si lo preferís, os recomendamos dejar el arroz remojo toda la noche para que quede libre de impurezas y reducir, así, el tiempo de cocción a unos 30 minutos.
Sabréis que el arroz está bien cocido cuando la piel marrón se haya abierto y el grano blanco del interior sea visible.

Tened en cuenta que el arroz salvaje absorbe mucha agua y llega a cuadruplicar su volumen una vez cocido. Por lo tanto, con poca cantidad tendréis suficiente.

TE PUEDE INTERESAR: ''ARROZ VERDE DE VIETNAM ¡UN APORTE PARA TU MESA!''

Otra sugerencia muy interesante y rica es freír el arroz salvaje directamente en una sartén con un poco de aceite caliente. El resultado es un arroz crujiente con un ligero sabor a avellana. Una delicia para complementar ensaladas o dar un toque exótico a vuestros platos.

Por:

CASA PERRIS

Un maravilloso almacén antiguo de arroces, frutos secos, miel, harinas, chocolate y productos del cereal, en todas sus formas... UN PARAISO DE SENSACIONES!

Ante

Queso vegano con tomates secos y albahaca

Sigu

Bizcocho de limón sin gluten