Crumble manzana

El crumble de manzana es un postre que no te dejará indiferente, para quienes no lo conocen se trata de un pastel de fruta que combina ingredientes básicos como harina, mantequilla, azúcar y frutas. Se cree que este postre tiene su origen en el Reino Unido y surge durante la Segunda Guerra Mundial coincidiendo con la escasez de alimentos y el racionamiento que existía por aquella época.

Al elegir una fruta lo recomendable es que ésta sea ligeramente ácida como puede ser moras, peras, uvas, manzanas o cerezas. Para la receta de hoy hemos seleccionado manzanas como fruta principal y pasas sultanas, ya verás el sabor que proporciona esta combinación de frutas. Para endulzar nosotros vamos a combinar azúcar y panela y la masa vamos a buscar que quede con una textura áspera con migajas, de allí se deriva su nombre ''crumble'' que significa en español migaja. Por eso en algunas variantes de esta receta encontrarás que se utiliza galletas picadas en migajas, ya que le da la textura perfecta que se busca.

A la hora de servir este postre se come templado y combina muy bien con helados, natillas y compotas.

Ahora toma lápiz y papel que ya vamos a comenzar. . .



Cómo hacer crumble de manzana tradicional


Ingredientes (6-8 raciones aprox.)


  • 35 g pasas sultanas
  • brandy (opcional)
  • 4 o 5 manzanas Golden
  • 1 cucharada sopera rasa de panela
  • 1/2 cucharadita de canela molida
  • 1 vaina vainilla
  • 80 g mantequilla
  • 80 g almendra molida
  • 40 g panela molida
  • 40 g azúcar blanco
  • 100 g harina floja
  • 1 pizca de sal
  • 40 g de nueces y anacardos crudos

 

Elaboración (1 hora aprox.):


1. Cubrir las pasas con agua y un chorrito de brandy. Reservarlas.



2. Pelar las manzanas, sacarles el corazón y cortarlas a cuadrados no muy grandes. Colocarlas en un molde para horno.


3. Mezclar una cucharada de panel molida y media cucharadita de canela molida. Espolvorear la mezcla por encima de las manzanas. Remover bien.

4. Escurrir las pasas y repartirlas por encima de las manzanas.

5. Abrir la vaina de vainilla longitudinalmente y sacar la pulpa con la ayuda de un cuchillo.

6. En un recipiente hondo y grande, poner la pulpa de la vainilla, la mantequilla, la almendra molida, la panela, el azúcar blanco, la harina y la sal.
Con las manos mezclar bien hasta obtener una masa arenosa y grumosa.


7. Picar las nueces y los anacardos y añadir a la masa de crumble. Mezclar con las manos. Reservar la masa en la nevera durante unos 15  minutos.



8. Calentar el horno a 200ºC.

9. Sacar el crumble de la nevera y repartirlo por encima de las manzanas.


10. Colocar el molde en el horno y bajar la temperatura a 190ºC. Hornear unos 25 minutos o hasta que el crumble esté dorado. Servir el crumble cuando todavía está templado.

11. Os recomendamos acompañarlo con  helado de vainilla.

¡Buen provecho!

CASA PERRIS

Un maravilloso almacén antiguo de arroces, frutos secos, miel, harinas, chocolate y productos del cereal, en todas sus formas... UN PARAISO DE SENSACIONES!

Ante

Pan sin gluten con aceitunas y hierbas aromáticas

Sigu

Quinoa Imperial, el secreto mejor guardado de los Andes