Bizcocho de Algarroba

La algarroba es un fruto que está compuesta por una vaina de color castaño oscuro, su nombre es de origen persa y traduce literalmente ''quijada de burro'' este fruto proviene del árbol de algarrobo. La zona de influencia de este árbol se encuentra en la cuenca del mediterráneo, logrando alcanzar unos diez metros de altura en su etapa adulta.

La algarroba es un alimento natural considerado energético ya que contiene niveles de azúcar bastante altos alcanzando el 50%. También contiene en menor porcentaje proteínas y minerales entre los que podemos mencionar: el calcio, hierro y fosforo. En muchas oportunidades suele usarse molida como un sustituto del cacao.

DESCUBRE LAS PROPIEDADES ENERGÉTICAS DE LA ALGARROBA

El principal país productor de Algarroba en el mundo es España, sin embargo hay otros países que están muy cerca de su producción como los son Portugal, Italia, Grecia y Marruecos. Las semillas tienen una variedad de usos entre las que podemos distinguir usos medicinales gracias a la gran cantidad de mucilagos que ayudan a reducir el colesterol y evitar el estreñimiento.

Y con respecto a su uso gastronómico es frecuente utilizarlo como harina de algarroba para preparaciones de postres. Por eso para hoy hemos seleccionado el bizcocho de algarroba, un tipo de bizcocho tipo bollo suave y esponjoso que no contiene azúcares ni harinas refinadas y puede ser una muy buena opción para disfrutar de un bizcocho de una manera mucho más saludable.


RECETA DE BIZCOCHO DE ALGARROBA

Ingredientes (1 bizcocho en molde de plum cake):

  • 200 g harina de trigo integral
  • 100 g harina de algarroba
  • 5 g levadura química
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 90/100 g dátiles medjoul
  • pulpa de 1 vaina de vainilla
  • 3 huevos
  • 30 g miel o melaza
  • 50 g aceite de coco desodorizado y fundido
  • 250 ml de leche vegetal
  • 60 g frutos secos crudos variados (granillo de almendra, nueces a trozos, avellanas picadas, etc)


Elaboración (1 hora aprox.):

1. Calentar el horno a 180ºC.

2. Poner a remojo los dátiles y, en otro recipiente, poner a remojo los frutos secos).

3. Tamizar la harina de algarroba y la de trigo. Como la harina de trigo es integral, el salvado se quedará en el tamiz. Verter el salvado en la mezcla.
Añadir la levadura seca, el bicarbonato y la canela. Mezclar en conjunto.


4. En otro recipiente, batir los huevos junto con la miel, el aceite, la vainilla y la leche.

5. Escurrir los dátiles, quitarles el hueso y triturar un poquito con un procesador de alimentos. No hace falta que quede una pasta, así, nos encontraremos trocitos de dátil en el bizcocho.

6. Añadir los dátiles picados a la mezcla líquida y batir.

7. A continuación agregar la mezcla de ingredientes secos (harinas, levadura, bicarbonato y canela) a la mezcla líquida.

8. Con una espátula de silicona, remover la mezcla hasta que la masa sea homogénea.

9. Forrar un molde de plum cake con papel de horno y verter la masa.


10. Escurrir los frutos secos que estaban a remojo y esparcirlos por encima del bizcocho.


11. Hornear unos 40 minutos. O hasta que haciendo la prueba del palillo, éste salga limpio.
Si el bizcocho empieza a estar tostado por arriba y crudo por dentro, cubrirlo con papel de aluminio y dejarlo en el horno hasta su completa cocción.

12. Sacar del horno y dejar enfriar.


¡Buen provecho!


Por:

CASA PERRIS

Un maravilloso almacén antiguo de arroces, frutos secos, miel, harinas, chocolate y productos del cereal, en todas sus formas... UN PARAISO DE SENSACIONES!

Ante

¿Cómo utilizar los granos de cacao?

Sigu

Tarta de fresas